Campos entre Algemesí y Albalat se arruinan a pesar de las últimas lluvias

«Lo que está pasando en los campos de la Ribera aún no se lo cree nadie, pero la situación es muy grave». Así de contundente se mostró ayer Paco Ripoll, ingeniero de la cooperativa Copal de Algemesí.

Ripoll recalcó que, a pesar de las últimas lluvias, «que son una bendición de Dios», hay parcelas entre los términos municipales de Albalat y Algemesí «que están totalmente arruinados. Pasarán, incluso hasta dos años para que estos naranjos puedan volver a producir, un auténtico desastre», dijo. […]

Més en Las Provincias.