El destino más cruel

Con tan sólo unos meses de vida salen al ruedo con un único final: ser acribillados a banderillas en una de las fiestas más macabras de España.

La agonía es lo último que sienten los becerros que son lidiados en las plazas de este pueblo valenciano. Se trata de una de las fiestas más populares de Algemesí, a las que acude todo tipo de público, incluido menores, que observan atónitos el trato que reciben estos animales.

Los incondicionales de esta celebración aseguran que allí no se ve maltrato alguno, pero el animal es toreado, banderilleado y acorralado para ser estoqueado por doquier hasta que recibe la puntilla final.

Més en laSexta|Noticias.