Una promesa a caballo y otra a pie

Afortunadamente, no se cumplieron los pronósticos de gota fría y pese a que las nubes amenazaban incesantemente no llovió durante el festejo. Mal que bien esta